Si hay algo a lo que no logro acostumbrarme del todo es al empeño universal de llamar a las cosas por su nombre anglosajón. Es mejor ser copywriter que redactor publicitario, y mejor hacer storytelling que narrar. Es más cool. Más trending. Más guay, como diría...