Seleccionar página

Estamos de acuerdo en una cosa: llevar un negocio, apostar por un proyecto y asomar la cabeza en la selva empresarial, entre tanta competencia, es complicado. Y casi siempre caro. Por eso, es imperativo controlar el gasto y administrar los recursos de los que se dispone. Es prudente e incluso inteligente pensar así. Seguimos estando de acuerdo, ¿verdad?

El problema se presenta cuando esta necesidad de ahorro, entre tantos árboles, impide ver el bosque. Y no ver el bosque reduce significativamente las posibilidades de abrir nuevos caminos, trazar nuevos mapas, hacerse notar entre la maleza y, por consiguiente, de atraer a más y mejores clientes. Contener el gasto o invertir. Estancarse o salir al ruedo. ¿Cuántas veces te has hecho la misma pregunta?


Si decides estar en la brecha, te explicaré por qué tu proyecto necesita los servicios de un redactor profesional 

 

Un buen redactor es capaz de comunicar tu visión, hablarle al resto del bosque (y al mundo) de ti, y está preparado para ayudarte a consolidar una presencia impecable. Un redactor freelance cualificado mimará tu negocio. Con una apariencia más profesional. No hay discusión posible. Un texto mal escrito, pobremente estructurado, confuso o incluso con faltas de ortografía es una lacra que ninguna empresa puede permitirse. Ya puede un servicio o un producto ser la panacea del mundo, pero… ¿harías tú negocios con una organización que no sabe contarte lo que hace? ¿Te fiarías de lo que te venden? (..)

Ya suponía que no.

Pocas cosas hay que inflijan más daño a una empresa que publicar textos sembrados de errores. Ni una web es un mensaje de Whatsapp, ni un blog profesional es un tweet entre amigos. Un mal texto puede ser como una soga al cuello; te hará parecer chabacano y, por extensión, lo parecerá también hacer negocios contigo.

Un (buen) redactor tiene la formación, la experiencia y las herramientas necesarias para te sientas orgulloso de lo que publicas.​​ Dormir tranquilo, sin infusiones de valeriana no tiene precio. Además, un redactor en condiciones pueden liberar para ti un tiempo de oro. Muchos emprendedores quieren encargarse personalmente de sus webs, blogs, redes sociales, notas de prensa, dosieres y comunicados. Está bien, por supuesto, pero si es tu caso sabes perfectamente que hacerse cargo de todo lleva mucho tiempo.

Tanto tus clientes actuales, como los potenciales, están a la constante caza y captura de información actualizada sobre tu negocio. Por lo tanto, deberías actualizar a menudo blogs, mailings y todas las comunicaciones. Sí, es agotador. Entre otras cosas porque se trata de vender un activo importante: a ti, como el mejor en tu campo.

Escribir (bien) a menudo puede llegar a convertirse en una pesadilla, especialmente si no conoces el oficio. Créeme que lo sé. Por eso, un copywriter o redactor freelance te garantiza buenos textos y además te ahorra un tiempo precioso, que podrás emplear en mejorar otros aspectos de tu proyecto. ¿Por qué no te centras en ellos y dejas en buenas manos la comunicación y los textos de tu proyecto? No se trata de delegar por delegar, sino de optimizar tu tiempo y tu propio talento. Escribir es un oficio especializado que necesita de callo, chispa y ganas. Originalidad cuando es necesario, formalismo cuando se requiere, un toque o dos de locura y una buena dosis de paciencia. Si encuentras a un redactor de confianza que te eche una mano (o una tecla), todo será más fácil.

También, y esto es importante, un redactor freelance puede aportar una nueva visión para tu negocio. Entre otras cosas puede decirte si estás o no al día, porque un profesional experimentado trabaja con clientes de multitud de sectores. Por eso, debería tener una visión global de lo que se está haciendo hoy en el campo de la comunicación. Es capaz no sólo de valorar objetivamente tus textos, sino de detectar carencias y aconsejar líneas de actuación.

Una nueva pluma aportará un toque fresco y distinto a tus publicaciones que podría atraer a nuevos clientes, nuevos inversores y nuevos fans.


¿Has escuchado antes eso de “renovarse o morir”?

 

Necesitas un redactor freelance


Cuando hablamos de “tener presencia” en el mercado y en el consciente colectivo, es necesario dar un golpe en la mesa y gritar: “¡Estoy aquí y tengo cosas que decir!”. Porque si no lo dices en alto y si no lo dices bien… puede que nadie lo escuche, o peor: que les importe lo mismo que a una jirafa el luto de un pingüino. 

Resumiendo, mejorar los textos de tu negocio no es una mala inversión. Dejar que pierdan brillo, que sean confusos, que no funcionen o que no lleguen a tu público sí que lo es. Por suerte, es un problema muy fácil de solucionar.

Si eres empresario, emprendedor, autónomo o simplemente quieres comunicar o convencer, pon un redactor y un copywriter en tu vida. Tu negocio te lo agradecerá.

¿Y tú? ¿Qué le pedirías a un (buen) redactor freelance¿Más claridad? ¿Más impacto? ¿Más ventas? Este es su trabajo. Y a eso me dedico yo.

José Luis es periodista por formación, redactor, guionista de tele, copywriter y aporreador de teclas por vicio. Ayuda e empresas y emprendedores a contar mejor sus historias, mima demasiado a sus gatos y suele invitar al café.